05/05/2009

El OIBESCOOP celebró su Primer Foro Institucional, sobre el rol de la economía social en la actual crisis económica

Entre los días 27 y 30 de abril tuvo lugar el Primer Foro Institucional del OIBESCOOP, sobre el tema “Crisis Financiera Internacional y el Rol de la Economía Social en Iberoamérica”. Un total de 25 participantes de distintos países iberoamericanos tomaron parte en la convocatoria abierta, entre los cuales figuraron algunos miembros de la Red de Especialistas del OIBESCOOP. Las intervenciones en el foro pueden consultarse con sólo pulsar el botón del Foro del OIBESCOOP en esta misma página Web. El coordinador de este primer foro institucional, el profesor Mario Radrigán, prevé publicar en los próximos días las principales conclusiones del Foro y anuncia la celebración de un segundo Foro Institucional, para el mes de junio, sobre Desarrollo Rural y Economía Social.

A contar del mes de mayo del año 2008, como un esfuerzo colectivo de la Universidad de Valencia, a través de su Instituto Universitario en Economía Social y Cooperativa (IUDESCOOP); la sección española del Centro Internacional de Investigación e Información sobre Economía Pública, Social y Cooperativa (CIRIEC-España), y la Fundación Iberoamericana de la Economía Social (FUNDIBES), en conjunto con una Red de Especialistas Iberoamericanos en Economía Social, se puso en marcha el Observatorio Iberoamericano del Empleo y la Economía Social y Cooperativa, OIBESCOOP, con el apoyo de la Dirección General de Cooperación al Desarrollo de la Generalitat Valenciana.

Una de las herramientas de trabajo del Observatorio disponible es un foro abierto de discusión, cuya modalidad básica de operación corresponde, por una parte, a su uso de forma libre y abierta, ya sea para intercambiar planteamientos como para solicitar información. Por otra parte, se ha iniciado la realización de Foros Institucionales de Discusión, como el que se puso en marcha la semana pasada, con el tema de la crisis de fondo.

Desde mediados del año 2008, pero ya con fuerza y claridad a contar del mes de septiembre del mismo año, de forma muy rápida nos encontramos enfrentados a lo que se ha dado en llamar la peor crisis económica desde la Gran Depresión del año 1929.

La crisis del sistema financiero internacional ha significado la quiebra de grandes empresas del sector, y lo que en algún momento se pensó que sería una crisis, primero del sector hipotecario y posteriormente de la banca de inversiones, ha traspasado todos los límites originalmente imaginados, para arrastrar a diversos sectores productivos, e impactar de forma directa a la mayoría de los países del mundo.

El estancamiento del producto interno bruto o su caída en la mayor parte de los países desarrollados del norte, la crisis traspasada a diversos sectores económicos, y principalmente el aumento de las tasas de desempleo se han extendido de forma vertiginosa en menos de un año.

En Iberoamérica, la crisis se ha dejado sentir con todo su peso, y hasta ahora sin poder tener un análisis nítido de lo que podrían ser sus consecuencias a mediano y largo plazo.

Más de un millón de organizaciones de economía social

Por otra parte, y según los antecedentes que entregan diversas fuentes, entre ellas los estudios avanzados por FUNDIBES, en la región existen más de un millón de organizaciones propias de la Economía Social, que están presentes en la totalidad de los sectores de actividad económica y social, ya sea que se actúe directamente en el mercado como lo hacen las cooperativas y mutuales, como que se pertenezca el sector no de mercado de la economía social como lo son especialmente asociaciones y fundaciones.

La actividad de las entidades de le Economía Social, en la provisión de servicios sociales como salud y educación, la generación de ingresos en los sectores urbanos y rurales, la participación en los procesos de urbanización y generación de viviendas, como también en servicios básicos como luz, electricidad y telefonía son todas ellas áreas privilegiadas de acción de la economía social en nuestros países, como también en otras regiones del planeta.

La crisis actual tiene y tendrá consecuencias insospechadas sobre el Sector de la Economía Social, pero una vez más, como ha sido habitual en otros escenarios de crisis similares, se le exigirán grandes y redoblados esfuerzos, en base a su orientación valórica histórica, que se orienta a la cohesión e inclusión social de los sectores más desfavorecidos de la sociedad.

 

BUSCAR EN NOTICIAS

ÚLTIMOS TWEETS

    Lo sentimos. No se han encontrado Tweets.

Con la colaboración de: