16/03/2009

Cooperativa social de recicladores “Ave Fénix”

El emprendimiento «Ave Fénix», se inició con un grupo de clasificadores que llevaron adelante una experiencia piloto del programa público «Tu envase Nos Sirve», promoviendo la educación ambiental y social en la comunidad. En el marco de dicho programa, en agosto de 2008 se firmó un convenio entre el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, el Ministerio de Desarrollo Social, la Intendencia Municipal de Canelones, la Cámara de Industrias del Uruguay y la Cooperativa Social Ave Fénix. Este acuerdo, inició una nueva etapa del Programa de Recolección y Reciclaje en el departamento de Canelones.

Cabe destacar que desde enero de 2007 y en el marco de la Ley de Envases, la Intendencia Municipal de Canelones implementa un programa de recuperación de envases en la Ciudad de la Costa y Costa de Oro, donde un grupo de clasificadores, seleccionados por sorteo, realizan la recolección de residuos reciclables y su posterior acondicionamiento en galpones de acopio, que luego son vendidos a industrias recicladoras. En la actualidad, el grupo de clasificadores se encuentra preparado para brindar el servicio de manera independiente y autogestionada, conformando desde mediados de 2007 una Cooperativa Social.

A través de circuitos limpios, el grupo de clasificadores debidamente identificados, recolecta puerta a puerta, residuos tales como plásticos, papel, cartón, vidrio, nylon y latas, separados previamente por los vecinos. De esta forma se recupera un importante volumen de desechos que vuelven a la cadena de reciclaje, evitando su enterramiento y beneficiando al medio ambiente. A su vez, todos los trabajadores se encuentran regularizados, algo que lamentablemente no es muy común en el sector del reciclaje en el país.

La experiencia de un año y medio de trabajo ha demostrado que no es posible mejorar sustancialmente los ingresos a partir de la recolección sólo de envases, mucho menos si estos –como ocurre actualmente– son comercializados sin un significativo agregado de valor. A los efectos de intentar superar estas limitaciones, la cooperativa Ave Fénix definió en su constitución ampliar las áreas en que trabaja, estableciendo en sus estatutos objetivos para realizar tareas como la producción de plantas de diverso tipo, generación de fertilizantes y la prestación de servicios de limpieza, jardinería y mantenimiento y reparación de instalaciones.

La cooperativa de recicladores Ave Fénix es un ejemplo de buenas prácticas debido al alto nivel de organización que han logrado sus integrantes, su rol y compromiso con el cuidado del medio ambiente, la formalización y reconocimiento de un trabajo que por lo general se realiza de manera informal y en malas condiciones, y dado que es un caso exitoso de una política pública hacia el sector del reciclaje de residuos (donde lamentablemente no abundan). Finalmente, puede resultar y es deseable que así sea, en un caso auspicioso hacia el desarrollo de esta experiencia en todo el país.

BUSCAR EN BUENAS PRÁCTICAS

Con la colaboración de: