01/03/2010

Empresa recuperada con muy buen desempeño

Organización: Urutransfor

Crear tecnología en nuestro país es estratégico para el desarrollo de la producción nacional, y en particular en el sector de la energía. Con dicho desafío parece estar cumpliendo exitosamente Urutransfor, una empresa nacional que fabrica y comercializa grandes transformadores de energía eléctrica de alta potencia y de distribución.

Su principal cliente es UTE (empresa estatal de electricidad), pero también exportaron transformadores a Argentina, Brasil, Paraguay, San Salvador, México y Bolivia. Actualmente tiene 70 empleados. Cuenta con una moderna planta industrial de 6.000 metros cuadrados que pertenece al Banco de la República (BROU) y que los trabajadores/accionistas utilizan mediante una Sesión de Derechos.

Con más de 70 años en el mercado, la empresa se fundió dos veces, hasta que a finales de 2002 sus trabajadores decidieron hacerse cargo de la producción cambiando sus créditos laborales por acciones. Una primera solución a la difícil coyuntura llevó a los trabajadores a firmar un acuerdo con un socio privado para no perder parte de las acciones que tenían en ese momento. Sin embargo, la sociedad no funcionó y la amenaza de cierre volvió a estar presente. Por ese motivo, a fines de 2007 los trabajadores le presentaron un proyecto a la entidad pública Corporación Nacional para el Desarrollo (CND) para buscar una solución y que se consiguiera la salida del socio privado. Es así que los empleados compraron las acciones del empresario privado por unos 110.000 dólares y la CND se encargó de triangular con UTE para que Urutransfor pudiera venderle al ente energético parte de la producción.

De esta forma, con el apoyo de la CND, que financió la actividad de la cooperativa durante todo 2008 y 2009, y con una organización del trabajo autogestionaria en la cual no hay supervisores ni capataces, Urutransfor se ha convertido en una empresa rentable que facturó más de 8 millones de dólares en el último ejercicio. Así, en vista de sus resultados operativos la empresa ya está en condiciones de autogestionarse.

Finalmente, resta señalar otra particularidad importante de su peculiar organización laboral: a la hora de organizar la producción, cada persona tiene un voto, pero a la hora de reunirse como accionistas, esas mismas personas tienen distintas cantidades de votos, de acuerdo al número de acciones que cada uno posee.

BUSCAR EN BUENAS PRÁCTICAS

Con la colaboración de: