07/03/2010

La Salud es cosa de todos

Organización: Ático, Cooperativa de Trabajo en Salud Mental

Fue en 1983 cuando un grupo de psicólogos y psiquiatras decidieron juntarse para crear un instituto médico psicológico con una propuesta diferente basada en terapias breves, pero los principios y valores –solidaridad, asociación voluntaria y abierta, democracia, entre otros–, que se aplicaban en la institución llevaron a que en 1986 ésta se convirtiera en una cooperativa.

Concibiendo a la salud mental como valor social y bien público, producto de una construcción sociohistórica cultural, la entidad creó el ciclo «Ático y la comunidad». «Hacemos talleres, charlas y debates donde se abordan temas de actualidad para los que invitamos a panelistas especializados en diferentes temáticas, no solamente vinculadas con la salud mental sino también con política, economía, cultura, cooperativismo porque, como dice nuestro lema, la salud mental es cosa de todos», comenta la titular de la cooperativa, Susana Gerszenzon. Esta iniciativa, de la que participan pacientes, terapeutas, vecinos y amigos, se amplío recientemente con una nueva propuesta de cine debate.

Para los asociados de Ático es muy importante desarrollar su labor desde la figura cooperativa. «La gran diferencia entre el trabajo cooperativo y el que se realiza desde las obras sociales o prepagas es que entre el paciente y el profesional hay una gran estructura de intermediación que es la estructura del lucro. El trabajo cooperativo asociado logra eliminar la intermediación, no hay nada que encarezca el servicio, por eso aspiramos a lograr lo que se denomina cooperativismo sanitario, una estructura de segundo grado donde interactúan usuarios y prestadores bajo el sistema cooperativo», explica el director médico y presidente honorario, Alfredo Grande.

Según la secretaria de la entidad, Lelia Sarmiento, el sistema solidario todavía no es muy tenido en cuenta por los profesionales de la salud a la hora de organizar su trabajo. «Creo –opina la psicóloga– que uno de los espacios donde se puede empezar a pelear por este tema es en la Red de Cooperativas de Salud, un espacio de integración y articulación de distintas entidades de la economía social para la promoción de la salud. Es importante destacar –dice Sarmiento– que el abordaje que hacemos de los problemas de los pacientes, aquí es distinto del que se hace desde la subjetividad del lucro. El vínculo del paciente con la institución es totalmente diferente al que se puede generar en otros lugares».

El carácter solidario de la organización se ve plasmado en hechos concretos como el bono contribución que los pacientes abonan por mes para solventar tratamientos a los que no tienen recursos. «También tenemos un sistema de asistencia comunitaria para determinadas situaciones, por el cual podemos brindar durante tres meses un espacio de asistencia terapéutica gratuita a instituciones. Por otro lado, muchos de los profesionales asociados donan una hora de trabajo semanal para atender en forma gratuita a pacientes que están en situación muy crítica», informa la licenciada Gerszenzon.

BUSCAR EN BUENAS PRÁCTICAS

Con la colaboración de: