30/09/2019

Costa Rica, próxima a formalizar su Política Nacional de Economía Social Solidaria

Por: Oscar Segura Castro (INFOCOOP) y Marvin Rodríguez Vargas (Consejo Presidencial de Economía Social Solidaria)

Mediante el trabajo articulado del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, Instituto Nacional de Fomento Cooperativo (INFOCOOP), Banco Popular y de Desarrollo Comunal, Segunda Vicepresidencia de la República y Consejo Presidencial de Economía Social Solidaria, el Gobierno de Costa Rica ha concluido parcialmente la etapa de construcción colaborativa de la Política Nacional de Economía Social Solidaria.

Entre los meses de junio y agosto de 2019 se celebraron quince talleres en todo el país, que sumaron 200 personas representantes de 120 organizaciones, que aglutinan más de 600.000 asociados. Hubo dos tipos de talleres: sectoriales (o de las distintas figuras jurídicas agrupadas bajo la denominación economía social solidaria) y territoriales, con el objetivo de enfatizar los sentidos y lugares propios de las organizaciones y empresas, lugares que también comparten y construyen colectivamente como sector.

El diseño metodológico de los talleres se construyó en torno a ejes que apuntan hacia aspectos sustantivos para el desarrollo de las organizaciones y de ellas como sector social y económico. El acceso a mercados, a financiamiento, el aspecto normativo que, para muchas de ellas, limita sus posibilidades de desarrollo y fortalecimiento. De igual forma, se ha indagado en un aspecto central, la dimensión asociativa en las organizaciones. Naturalmente no se trata de apreciar cada dimensión en sí misma, sino en sus variadas y complejas interrelaciones. Este es otro reto que asume la política: responder de manera integral y oportuna a las necesidades de las organizaciones para incrementar sus posibilidades de formalización, éxito y desarrollo.

A los talleres presenciales les sigue una segunda etapa de recolección de insumos, esta vez en línea. Entre el 1ro y 31 de octubre de 2019 se habilitará un espacio para propiciar la participación de personas que no pudieron sumarse a los talleres presenciales. Esta consulta virtual representa la oportunidad de recabar más elementos para enriquecer la política, y amplía los canales de participación ciudadana.

Otro aspecto que destaca en este proceso de co-construcción, es las valoraciones e imaginarios que se tejen en torno al andamiaje institucional directa o indirectamente relacionado con las empresas del sector. Desde luego, el desafío radica en dar pasos hacia escenarios de articulación coherentes con sus necesidades. El punto de llegada ideal sería construir y poner en marcha un ecosistema institucional favorable y habilitador para los emprendimientos asociativos. Los talleres han representado una valiosa oportunidad para que funcionarios de las diversas instituciones realicen una autocrítica sobre las oportunidades de mejora de cada agencia gubernamental, pero también sobre la institucionalidad en su conjunto, ejercicio altamente complejo si se toma en cuenta que el aparato público costarricense posee más de 330 instituciones.

Actualmente se continúa con el proceso de sistematización de la información originada en la primera etapa de consulta. Se espera que hacia finales de año se cuente con el documento preliminar que, igualmente, tendrá que recurrir a instancias de validación. De este modo se aspira a un producto final que ofrezca una ruta para el desarrollo de la ESS, que vaya más allá de los ciclos políticos y nos garantice principios institucionales y de política básicos para potenciar adecuada y efectivamente este importante sector. No tenemos dudas de que, promover la ESS, conecta con otros objetivos de desarrollo e inclusión tanto en lo económico como en otras áreas vitales del desarrollo. Este es un reto que también el país ha asumido y que sirve de marco para que esta propuesta tenga sentido y se plantee como una vía relevante para la promoción de las personas, sin dejar a nadie atrás.

BUSCAR EN NOTICIAS

ÚLTIMOS TWEETS

Con la colaboración de: