30/09/2010

Las cooperativas se abren al crédito

Un par de manos que contienen un grupo de personas son por lo general el logo repetido de varias cooperativas. Y esto no es una coincidencia, es algo programado que intenta identificar la razón de ser de estas instituciones.

Y es que el afán -filosóficamente hablando- es promover el desarrollo local, otorgando créditos en condiciones preferenciales, «en esos lugares donde la banca tradicional no llega», indicó Édgar Peñaherrera, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Cooperativas de Ahorro y Crédito controladas por la Superintendencia de Bancos y Seguros.

Según fuentes del sector, el cooperativismo, en su área de ahorro y crédito, es siete veces más grande de lo que era en 2001. Además que se ha mantenido sólido a pesar de las crisis financieras ocurridas en el país.

Víctor Rodas, presidente de la Junta de Directores de la Confederación Latinoamericana de Coooperativas de Ahorro y Crédito (Colac), sostuvo que «Ecuador es uno de los países donde más desarrollo ha tenido el cooperativismo de ahorro y crédito». Esto se debe, manifestó, a que luego de la crisis financiera del año 2000 muchas de las instituciones recibieron los ahorros de los clientes que perdieron confianza en los bancos.

De hecho, las cooperativas se volvieron tan populares que crecen en promedios del 15% anual, según datos del sector.

Y si bien esta forma financiera puede atravesar por algunos problemas, los beneficios para los socios pueden resultar atractivos. Para Rodas, en estas instituciones el índice de cartera vencida o morosa es casi inexistente, dado que los socios pagan puntualmente sus deudas.

Según Jaime Dueñas, presidente de la Federación de Cooperativas de Ahorro y Crédito del Ecuador (Fecoac) -organismo que agrupa a las instituciones normadas por la Dirección Nacional de Cooperativas-, el socio se garantiza por sí mismo, ya que si quiere acceder a los servicios debe ser responsable en el manejo del dinero.

Adicionalmente, el directivo dice que la ventaja de estas entidades es que los socios pueden acceder a «créditos de forma rápida y directa», por lo que este es uno de los principales servicios que se ofrecen.

Además del crédito, las cooperativas «hacen un esfuerzo para pagar más en pasivos» señaló Peñaherrera, al afirmar que el trato es personalizado y los trámites son más ágiles que en otros sitios.

Si bien es difícil cuantificar el número de cooperativas que existen a escala nacional, según la Fecoac, este número podría bordear las 400. A estas se suman las 39 instituciones que integran la Asociación de Cooperativas normadas por la Superintendencia de Bancos (ACSB), que cuentan con información hasta abril de 2008.

Es así como, con aproximadamente dos millones de socios, estas cooperativas tienen una cartera de crédito de $1 036 millones, un patrimonio de $249 millones, activos por $1 457 millones y pasivos de cerca de $1 197 millones, de acuerdo a los datos otorgados por la ACSB.

Mientras tanto, la confianza se incrementa en estas instituciones, que se abastecen con un promedio de aportes de entre $20 y $30 por socio. (DB)

Intendencia será creada para fortalecer el control

Luego de varios pedidos del sector, la Superintendencia de Bancos y Seguros anunció la creación de la Intendencia de Cooperativas de Ahorro y Crédito. El fin es «la protección a los pequeños depositantes que no están debidamente capacitados para monitorear la estabilidad de las entidades bancarias y la solidez del sector cooperativo controlado por la Superintendencia de Bancos y Seguros», indicó Gloria Sabando, titular del organismo.

BUSCAR EN NOTICIAS

Con la colaboración de: