20/01/2010

El Ministerio de Trabajo de Costa Rica presentó Política de Igualdad de Género

El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) de Costa Rica ha presentado su Política para la Igualdad y Equidad de Género, que establece las grandes líneas estratégicas a seguir en los próximos 10 años. Luego de un proceso que contó con el apoyo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y el Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU), se hizo público el documento que reúne los lineamientos estratégicos con los cuales se busca la superación de las brechas de la desigualdad de género en el mercado laboral, mediante la promoción del acceso al trabajo decente.

La Política contempla cinco ejes estratégicos sobre los cuales hay que incidir e impulsar acciones de forma prioritaria: 1) el tutelaje, regulación y asesoría de los derechos laborales de mujeres y hombres; 2) el acceso a oportunidades de trabajo decente; 3) el acceso a servicios de cuido y ambientes laborales que propicien la armonía entre las responsabilidades laborales y las familiares; 4) el desarrollo del talento del recurso humano en la política de recursos humanos y en sus acciones; 5) y en los procesos de planificación estratégica.

Se sustentó en la Política Nacional de Igualdad y Equidad de Género (PIEG), aprobada en 2007, que le dio al Ministerio de Trabajo un rol fundamental en el cumplimiento de las acciones para el avance de los derechos laborales y la calidad del trabajo de las mujeres.

La PIEG reconoció que a pesar de los avances aún persisten importantes desafíos para superar las brechas de género en el trabajo, que tienen que ver con condiciones desfavorables de inserción laboral (brechas de ingreso, segmentación del mercado, discriminación de género), aspectos que fueron corroborados en el diagnóstico que se realizó como paso previo a la elaboración de la Política. Otro dato importante que evidenció la PIEG fue que entre 1990 y 2008 el 46% de los empleos generados correspondió a mujeres, sin embargo, este incremento en su participación no siempre se dio en condiciones de calidad; ni tampoco al margen de tensiones entre el trabajo remunerado y no remunerado, o entre el espacio familiar y laboral. Además, las tasas de desempleo y subutilización total femenina mostraron una tendencia creciente en ese mismo período.

BUSCAR EN POLÍTICAS PÚBLICAS

Con la colaboración de: