01/03/2010

Programa Conjunto 2007-2010 «Construyendo capacidades para el desarrollo»

El 19 de octubre de 2007 se firmó el Programa Conjunto 2007-2010 «Construyendo capacidades para el desarrollo», entre el Gobierno Nacional y el Sistema de las Naciones Unidas en Uruguay. La formulación e implementación de este documento se enmarcó en la experiencia piloto de Reforma de las Naciones Unidas “Delivering as One” («Unidos en la Acción»), ejercicio que el país viene desarrollando junto a otras siete naciones del mundo con el objetivo de lograr una mayor eficiencia, eficacia e impacto en el terreno de las acciones desarrolladas por las diversas Organizaciones del Sistema. Uruguay es así un pequeño laboratorio donde se ensayan nuevas fórmulas y paradigmas de cooperación internacional, entendiéndose según las autoridades nacionales, como desafío de una nueva gobernanza y un reforzamiento de estrategias de políticas públicas.

El programa, presentado por el Ministerio de Relaciones Exteriores y operado por la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), es muy basto, contando con 54 componentes o líneas de acción integrados en 11 proyectos conjuntos con distintos asociados nacionales estatales y 1 con Organizaciones de la Sociedad Civil.

Todo ello nucleado en 3 ejes transversales estratégicos:
1) transformación democrática del Estado y estrategia de desarrollo,
2) descentralización y participación ciudadana,
3) superación de la pobreza, inequidades y reestructura del Estado de bienestar.

En el marco del primer eje transversal, se encuentra el Proyecto B: “Asistencia técnica para el diseño de Políticas de promoción de la producción sustentable y el Empleo”, su duración va desde setiembre de 2008 a agosto de 2010 y su monto asignado es de 1.166.086 dólares. Este Proyecto cuenta con 6 líneas de acción, de las cuales nos interesa resaltar aquí tres vinculadas directamente con la economía social.

En la tercera línea de acción del Proyecto, se busca fortalecer las capacidades estatales para generar una política de apoyo a la Recuperación de Empresas por los trabajadores, para el fomento del empleo y la reconversión productiva. El cuarto componente del Proyecto B se orienta al fortalecimiento y generación de capacidades para la implementación de un Fondo de Garantías para las pequeñas y medianas empresas en el marco de una experiencia Piloto (Red C3). La quinta línea de trabajo procura apoyar al sector cooperativo en cuanto a tener información confiable y actualizada sobre las distintas cooperativas que existen y cuánto le aporta este sector al país.

Si bien no se cuenta aún con una evaluación sistemática de los resultados y alcance efectivo de tales propuestas, han sido enumerados algunos logros a lo largo de 2009.

En primer lugar, la realización de un censo de Empresas Recuperadas alcanzando a 26 firmas, donde se realizaron diagnósticos de su situación para relevar los apoyos necesarios, lo que se realizó en coordinación con el componente seis del mismo Proyecto B, que incorpora la dimensión ambiental para la producción sustentable de dichas empresas. También debe mencionarse aquí que desde 2008 se encuentra en funcionamiento a partir de este componente, una Unidad de Apoyo de Empresas Recuperadas bajo la órbita del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, cuya financiación es justamente en sumatoria con recursos de organismos internacionales. Esta oficina asesora a las empresas con capacitación, básicamente orientada a la gestión empresarial.

En segundo término, la Dirección de Proyectos de Desarrollo (DIPRODE) ha firmado números acuerdos con distintas cooperativas de ahorro y crédito de primer y segundo grado para que funcionen como difusoras del programa Red C3, pero también de apoyo y financiamiento para el propio fortalecimiento de las mismas en materia de gestión y otros aspectos.

En tercer lugar, realización del Censo cooperativo y el avance hacia un Plan de Desarrollo Cooperativo, que no obstante continúa aún en proceso.

BUSCAR EN POLÍTICAS PÚBLICAS

Con la colaboración de: