01/08/2012

Buenos Aires acogió el Congreso Internacional Educación y Solidaridad (CIES 2012) dedicado al cooperativismo y el mutualismo

Los días 18 a 20 de julio tuvo lugar en Buenos Aires el Congreso Internacional Educación y Solidaridad, organizado por la Asociación Federal de Educadores en Cooperativismo y Mutualismo (AFECyM, Argentina), el IAIES -sección argentina del CIRIEC- y la Red Educación y Solidaridad. El Congreso se celebró bajo el lema “La Economía Social y Solidaria en el Año Internacional de las Cooperativas. De las palabras a la Acción”, y en el mismo se presentó la obra ‘Cooperativismo e Innovación: historia, desafíos y perspectivas’, cuya edición está finalizando la Fundación Divina Pastora con la colaboración de Unicentro, CIRIEC-España y FUNDIBES, bajo la coordinación de la investigadora Maristela Stock (GEO-Unicentro, Paraná, Brasil).

El Congreso reunió a 160 participantes acreditados de 50 entidades, provenientes de España, Francia, Portugal, Gran Bretaña, Zimbabwe, Venezuela, México, Brasil, Chile, Paraguay, Uruguay, Colombia y de muchas provincias argentinas.

Destacó la participación de 13 universidades internacionales, que articularon acciones y avances en común, todas del sector cooperativo o de la Economía Social y Solidaria, como las universidades de Mondragón, País Vasco, Cooperativa de Colombia, Javeriana de Bogotá, Santiago de Chile, Católica de Santa Fe, Nacional de Santiago del Estero, Nacional de Rosario, República de Uruguay, Versailles St. Quentin, Fluminense de Río de Janeiro, Valencia y Técnica de Lisboa.

El director del OIBESCOOP, profesor José Luis Monzón, dio la conferencia ‘Emprendimiento cooperativo y valores cooperativos en la era de la globalización’. Según explicó, los desafíos del cooperativismo son de doble naturaleza. “Desde la perspectiva microeconómica y empresarial”, -dijo- “las cooperativas deben desarrollar estrategias que les permitan generar ventajas competitivas para ganar o mantener cuotas de mercado”.

Por otra parte, “desde una perspectiva institucional”, afirmó que la utilidad social del cooperativismo “sólo puede mantenerse preservando los valores y principios cooperativos”. Y advirtió: “la tecnocratización de las cooperativas y la amputación de sus relaciones con los movimientos sociales que históricamente las han alumbrado conduce a la banalización de sus principios y al conocido isomorfismo organizativo que las lleva a diluirse en el mercado como un agente más del sistema económico”.

Por todo ello, para el profesor Monzón, la consolidación de las cooperativas en el escenario de la economía global “pasa por su sólido anclaje empresarial en el mercado y por la consolidación de un fuerte sector institucional de la economía social de los ciudadanos, en cuyo seno las cooperativas puedan desarrollar los valores necesarios para preservar su identidad cooperativa”.

Por su parte, Maristela Stock explicó el planteamiento del libro de Fundación Divina Pastora realizado en el marco del 2012, Año Internacional de las Cooperativas. La publicación, que estará disponible para el último trimestre del año, está estructurada en dos partes: en la primera, desde una perspectiva histórica se incluyen artículos sobre los hechos innovadores del cooperativismo; en la segunda parte, distintos autores contestan a una serie de preguntas, configurando artículos de opinión.

El libro se completa con un análisis realizado por parte de investigadores brasileños del Grupo de Investigación y Estudios en Estrategia Organizacional (GEO), de la Universidade Estadual do Centro-Oeste, y con un glosario de terminologías desarrollado por el mismo equipo.

El congreso concluyó manifestando la necesidad de reforzar conceptos como la democracia, participación, innovación e inclusión, como principios de relacionamiento humano y empresarial. Cooperativas y mutualidades articulan sistemas y valores, internalizando costos sociales, generando empleo y externalizando beneficios colectivos, que se vinculan con la sostenibilidad de los territorios.

BUSCAR EN NOTICIAS

ÚLTIMOS TWEETS