06/04/2009

México celebró el Foro Internacional “Respuesta a la crisis: Economía Social y Solidaria”

Convocados por las Comisiones de Fomento Cooperativo y Economía Social de la Cámara de Diputados y de Fomento Económico de la Cámara de Senadores de la LX Legislatura del Congreso de la Unión, y con el apoyo y colaboración del Consejo Mexicano de Empresas de la Economía Solidaria (CMEES), la Alianza Cooperativista Nacional (ALCONA), la Unión Social de Empresarios de México (USEM) y la Fundación Iberoamericana de la Economía Social (FUNDIBES), se celebraron, los días 18 y 19 de marzo, el “II Foro Internacional: Respuesta a la crisis: Economía Social y Solidaria” y el “Primer Encuentro Nacional de Legisladores”, respectivamente.

Según información facilitada por Juan José Rojas, representante mexicano de la Red de Especialistas del OIBESCOOP, quien asistió al evento, en lo que hace al II Foro Internacional, éste tuvo como objetivo central valorar la aportación de la Economía Social como respuesta a la crisis global del capitalismo actualmente en curso, así como generar mejores condiciones para la consideración de políticas públicas y la aprobación de un marco legal adecuado para la acción y el fomento de la Economía Social y Solidaria en México, en cumplimiento a lo establecido en ese sentido por el artículo 25 de la Constitución de la República.

Conforme a la previsto en la convocatoria respectiva, una vez concluida la ceremonia de inauguración, en la que participaron diversas personalidades, entre las que destacan el Diputado Leonardo Magallón Arceo, Presidente de la Comisión de Fomento Cooperativo y Economía Social de la H. Cámara de Diputados; el Senador Jorge Ocejo Moreno, Presidente de la Comisión de Fomento Económico de la H. Cámara de Senadores, y el Diputado César Duarte Jáquez, Presidente de la Mesa Directiva de la H. Cámara de Diputados, se instalaron cuatro Paneles de discusión en los que se dio respuesta a las siguientes preguntas de interés:

¿Es la economía social y solidaria una solución a la crisis mundial?, ¿Cuáles han sido las experiencias legislativas y de política pública en el mundo, en materia de Economía Social y Solidaria?,¿Qué acciones se proponen como política pública y legislativa en materia de la Economía Social y Solidaria en México? y ¿Qué han aportado las empresas de Economía Social y Solidaria al desarrollo regional?

Participaron con ponencias expertos de España, Francia, Costa Rica, el Parlamento y la Reunión Especializada del MERCOSUR, el Gobierno Nacional de Brasil y el Parlamento de Uruguay. El Director General de FUNDIBES, José Mª Pérez de Uralde, intervino en uno de los paneles y mantuvo, además, reuniones de trabajo con empresarios y representantes del Gobierno mexicano, en concreto de los ministerios de Hacienda y de Economía, así como con legisladores de prácticamente todos los grupos parlamentarios del Congreso. Por parte española participó la Directora de la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPES), Carmen Comos.

De igual manera, parlamentarios, académicos, integrantes del Poder Ejecutivo y expertos del sector privado de la Economía Social y Solidaria de México, participaron como ponentes o coordinadores de paneles.

Como corolario de los debates desarrollados en los paneles de discusión, se elaboró la Declaración Oficial del II Foro Internacional, que contiene las principales conclusiones del evento, que se reproducen a continuación.

“La crisis financiera y económica internacional no es algo coyuntural, sino parte de un reacomodamiento sistémico que tiene consecuencias de mayor inequidad, concentración de capitales y decisiones. La misma cuestiona intrínsecamente  el modelo aplicado y fomentado por los organismos internacionales, particularmente en los países emergentes durante los últimos 20 años, reduciendo a niveles mínimos el rol del Estado e ignorando la pluralidad de acciones organizadas de la sociedad civil en la búsqueda de dar respuestas a las necesidades insatisfechas de la mayoría de la población del planeta”.

“Los cambios en las tecnologías de producción, formas de intercambio, comercialización, la innovación permanente en materia de informática, comunicaciones y transporte, entre otras, implican además una reducción estructural de las capacidades de mantener y generar empleo digno en las formas tradicionales correspondientes a la era industrial”.

“La inadecuación y el retraso con que llegan a intervenir las organizaciones e instituciones públicas internacionales y nacionales también van acompañadas de la necesidad de un cambio en las formas de relacionarse y la interlocución con y desde la sociedad civil”.

“Los cambios profundos que son necesarios para superar la actual situación implican además cambios culturales y de comportamiento donde los valores de la competencia y la acumulación de riqueza y prestigio sean sustituidas por valores de solidaridad, equidad y cooperación, donde el bien común sustituya a los intereses corporativos”.

La Economía Social y Solidaria: una construcción histórica para el desarrollo sustentable

“La Economía Social y Solidaria tiene un desarrollo histórico que siempre ha precedido a la normativa legal y la acción pública de los Estados, pues es la acción empresarial organizada de la gente dando solución a sus problemas cotidianos de Trabajo Productivo, Salud, Vivienda, crédito, etc. Ligadas estrechamente al territorio en tanto ‘empresas de gente al servicio de la gente’ no se deslocalizan en momentos de crisis o mengua de la rentabilidad, dan servicios siempre personalizados y responden por sus éxitos y fracasos ante socios y comunidades. Privilegian el mantenimiento y la generación de puestos de trabajo y utilizan la rentabilidad como instrumento y no como fin en sí mismo”.

“La Economía Social y Solidaria en diferentes situaciones y contextos ha optado y opta por multiplicidad de formas jurídicas, entre las más reiteradas y sin ánimo de ser reduccionista, encontramos las formas cooperativas, las mutualidades, las asociaciones productivas y las sociedades laborales”.

“La práctica histórica de la gestión empresarial responsable, basada en la honradez y transparencia; el ejercicio de la democracia en la toma de decisiones y su contribución a la cohesión social; la preocupación por el desarrollo personal, institucional y de las comunidades, y el ejercicio cotidiano de la responsabilidad social, son todos elementos que integran los “genes” de estas diversas formas de emprendimiento y las habilitan como interlocutores válidos a la hora de definir políticas nacionales, regionales y locales de desarrollo sustentable”.

“La OIT aprobó en el año 2002 por unanimidad (representaciones gubernamentales, sindicales y empresariales) la Recomendación 193 en materia de Promoción de Cooperativas. La misma explicita la indispensable necesidad de que los gobiernos internalicen que la economía está compuesta por el sector público, el privado de capital y la Economía Social. Instruyen además a los mismos a la generación de políticas públicas consensuadas con dicho sector y a la formación de Institutos de la mayor jerarquía en el Estado, encargados de la promoción y el fomento. Establece además la importancia de que tales Instituciones estén integradas con representación gubernamental y con representantes del Sector de Economía Social”.

“México se encuentra en una disyuntiva, que en poco difiere de la que tienen la mayoría de los países”.

Retos y desafíos en México

“La construcción de un nuevo modelo de país que apunte al desarrollo sustentable con profundización de la democracia, inclusión social y laboral, equidad y redistribución positiva de la riqueza, necesita un fuerte sector de la Economía Social y Solidaria”.

“En concordancia, urge la aprobación y promulgación de la Ley Reglamentaria del Artículo 25 Constitucional en lo referente al sector social de la economía, debidamente consensuada por el Sistema Político y todos los organismos del Sector”.

“El fortalecimiento  de la Economía Social y Solidaria requiere de un sistema de fomento cogestionado con el sector público que se exprese en políticas públicas de consenso y, en particular, la pronta aprobación y promulgación de la citada Ley General de la Economía Social y Solidaria”.

“Esta nueva ley debe contener los principios y valores internacionalmente reconocidos de la economía social y solidaria, fortalecer la autonomía de sus organizaciones, generar los instrumentos, mecanismos y recursos para la efectiva promoción y fomento del sector. También debe facilitar la participación de la Economía Social y Solidaria en todos los sectores de la actividad económica y en particular aquellas que, por su valor agregado, contribuyan en forma significativa al desarrollo nacional”.

Primer Encuentro Nacional de Legisladores

Al día siguiente, 19 de marzo, se celebró el Primer Encuentro Nacional de Legisladores, el cual contó con la asistencia de legisladores de los siguientes Congresos Locales: Aguascalientes, Coahuila, Sonora, Morelos e Hidalgo, así como legisladores federales de la Comisión de Fomento Cooperativo y Economía Social, funcionarios del Gobierno Federal como el Subsecretario de la Pequeña y Mediana Empresa de la Secretaría de Economía, Heriberto Félix Guerra; y representantes de organismos internacionales como Carmen Comos, Directora de CEPES; Juan José Domínguez Díaz, Vicepresidente del Parlamento del Mercado Común del Sur (MERCOSUR), y Ana Isabel Solano, Presidenta de la Junta Directiva Nacional del Banco Popular de Costa Rica.

De las ponencias expuestas en tres paneles: Panorama Mundial de la Economía Social y Solidaria, Consideraciones de la Economía Social para México y Elementos comunes para impulsar la Economía Social en México, se pueden derivar importantes conceptos y acuerdos entre los que destacan los siguientes:

Subrayar la relevancia histórica que reviste la presentación del Informe sobre Economía Social presentado ante la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales del Parlamento Europeo, el pasado 26 de enero de 2009.

Igualmente se destacó la elaboración de una Ley de Economía Social en España. A día de hoy existe un borrador de trabajo realizado por CEPES y se ha constituido una Comisión de Expertos, presidida por José Luis Monzón, presidente de CIRIEC-España, de la cual forman parte también el presidente de FUNDIBES, Rafael Calvo Ortega, y el director del IUDESCOOP, de la Universidad de Valencia, Rafael Chaves, junto con los profesores Gemma Fajardo y Fernando Valdés, y el subdirector general de la Economía Social del Gobierno de España, Gil Ramos. Se recordó que, de algún modo, esta propuesta está inspirada en una iniciativa semejante elaborada por diputados integrantes de la Comisión de Fomento Cooperativo y Economía Social de la Cámara de Diputados de México.

En este mismo tenor, se refrendó por parte de los Diputados Locales el compromiso de impulsar la elaboración y aprobación de Leyes de Fomento Cooperativo a nivel de los estados de la República, en apego a lo dispuesto en la fracción XXIX-N del artículo 73 de la Constitución General de la República, en el cual se establece la facultad concurrente de los Congresos Locales en materia de fomento cooperativo.

Finalmente, se acordó realizar diversos foros de consulta y difusión a nivel estatal, empezando por los estados de Querétaro y Aguascalientes.

Imagen: El Presidente de ACI Américas, Ramón Imperial, toma la palabra en el Congreso de México, como participante de un panel en el que también figura el Director General de FUNDIBES, José Mª Pérez de Uralde.

 

BUSCAR EN NOTICIAS

ÚLTIMOS TWEETS

Con la colaboración de: